Autor: Manuel Almenares

El huracán Ian en La Habana

Luego de andar un rato por los barrios que siempre frecuento, percibo fuertes rachas de viento a intervalos, mientras escucho los sonidos de fragmentos de zinc y otros objetos en la calle, probablemente arrancados de techos y balcones. En muchas esquinas había escombros y en los parques se acumulaban ramas y árboles caídos.

Vida interior

Emocionante es conocer esa intimidad, escudriñar cómo son las personas en el reino secreto de lo intransferible.