Antes del inicio de la pandemia de COVID-19, las inversiones del sector estatal civil cubano habían presentado un crecimiento anual sostenido. Sin embargo, en 2020, la inversión total se situó por debajo de los dos años anteriores con 9 068.4 millones de pesos cubanos (CUP), en comparación con 9 300.4 millones en 2018 y 9 484.8 en 2019, según cifras de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI).

En 2021, de enero a septiembre, las inversiones fueron de más del triple del valor de todo el año 2020. De hecho, superaron el total invertido en 2018, 2019 y 2020 en su conjunto, con 31 432.3 millones de pesos cubanos (CUP). No obstante, la propia ONEI advierte que estos datos no son comparables con el mismo período del año anterior, como consecuencia de las transformaciones implementadas con la Tarea Ordenamiento.

Inversión total y por componentes del sector estatal civil cubano (en millones de pesos cubanos)

Fuente: Elaboración propia con datos de la ONEI.

El componente que más inversión ha recibido es el de Construcción y montaje, con un total de 45 401.4 millones de pesos destinados a la preparación de los terrenos y las obras del área de inversión, así como la construcción y el montaje hasta la puesta en funcionamiento de las instalaciones o inmuebles.

En los equipos” y maquinarias que forman parte del proceso productivo o de servicio, tanto importados como de producción nacional, se han invertido 18 605.3 millones de pesos; mientras que al componente “Otros” se han dedicado 9 845.8 millones de pesos.

Este comprende los gastos de preinversión, capacitación, adiestramiento, pruebas y puesta en explotación; la elaboración de documentos técnicos, las labores de promoción y comercialización; la realización de estudios ambientales, tecnológicos, geológicos y la perforación de petróleo y gas. Además, incluye la acumulación en la agricultura, silvicultura y ganadería; libros, obras de artes plásticas, animales para exhibición y la dotación inicial de las inversiones.

¿Qué actividades económicas han recibido mayor inversión?

Desde 2016 hasta septiembre de 2021, el 75% de las inversiones habían sido destinadas a cinco actividades: servicios empresariales, actividades inmobiliarias y de alquiler; industrias manufactureras, excepto la industria azucarera; transporte, almacenamiento y comunicaciones; suministro de electricidad, gas y agua; y construcción.

Actividades económicas receptoras de mayor inversión (en porcentaje del total de inversiones de 2016 a septiembre de 2021)

Fuente: Elaboración propia con datos de la ONEI.

Durante ese período, las inversiones en agricultura, ganadería, caza y silvicultura representaron solo el 5 % del total, mientras que las de ciencia e innovación tecnológica y las de salud pública y asistencia social fueron de 1 % cada una.

Incluso, en 2020 y 2021, después del inicio de la pandemia, las inversiones en estos últimos dos rubros se mantuvieron en 1 %. En contraste, resulta relevante que las inversiones en agricultura, ganadería, caza y silvicultura se redujeron de 6 % a 3 % de 2020 a 2021 (con respecto al total de inversiones en cada año), a pesar de la crisis de alimentos que enfrenta el país.

¿A qué actividades se asignarán las inversiones en 2022?

Según el Ministerio de Economía y Planificación (MEP), para 2022 se priorizarán las inversiones en los sectores estratégicos de producción de alimentos, fuentes renovables de energía, programa de la vivienda, turismo, fábricas de cemento y acero, así como las de infraestructura que se encuentren asociadas a otros sectores. De igual forma, las de continuidad que se terminen en el año y que incorporan nuevas capacidades productivas o de servicio a la economía.

No obstante, el MEP especifica que no se realizarán nuevas inversiones en proyectos que hayan recibido fondos previamente y posean capacidades subutilizadas, o en aquellos que no cuenten con fuentes de financiamiento definidas.

Sobre el autor

Olivia Marín Álvarez

Doctorante en Ciencias Sociales en la Universidad Autónoma Metropolitana de Ciudad de México. Máster en Relaciones Internacionales por la misma Universidad (2018). Graduada de Periodismo por la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2012).

Deje un comentario